Jan H. Mysjkin, Juan Vivanco

Published: 20/06/2011

Tags: archive

Spanish translation by Juan Vivanco of a poem by Jan H. Mysjkin, first published in Dutch in nY #9 (2011).
Original title: ‘Urs Poetica’.

 

     LA PIEL

La piel del oso tiene dos metros diez de la cabeza a la cola. Los ojeadores la han acribillado a puyazos y puñaladas.
Con grandes cuchilladas, los descuartizadores han sacado la piel. El peletero ha recosido con soltura los cortes.


     LA GRASA

La grasa del oso es lo mejor que hay para las contusiones.

     LOS TESTÍCULOS

Los esposos que dudan de su energía usan los testículos del oso como estimulante.

     LA HIEL

Basta con tomar un poco de hiel de oso para curarse enseguida las bronquitis en países de nieve.

     EL LOMO

Poner la alpargata derecha sobre el lomo del oso trae buena suerte.

     LA GARRA

Durante su largo encierro invernal, mientras ayuna, el oso, para no morir de hambre, se lame, se lame,
se lame la garra y hace que baje hasta allí la grasa que lo envuelve y de la que se alimenta así.

     LA SANGRE

Cuando un oso está herido y no se sabe si el rastro de sangre que deja es reciente o viejo, hay que empapar
en ella un pañuelo. Si el pañuelo queda como mojado en agua, la sangre es vieja; si el pañuelo se pone rojo,
la sangre es fresca.

     EL SABOR

El tigre es coriáceo y huele fuerte; el chacal es nauseabundo; el elefante no vale nada. El oso, por su parte,
es un agradable comestible. La pantera sabe igual que el tigre, pero no tiene miedo del oso.

     EL RELATO DEL CAZADOR

Un día, estando al acecho, esto es lo que vi. El oso, que había encontrado un cadáver de cabra, lo cubrió de
ramas con un propósito misterioso; llegó una pantera y quiso llevarse la cabra; entonces el oso quebró
unas ramas enormes y se abalanzó contra la pantera haciendo molinetes; pero la pantera, en vez de
asustarse, hizo: «¡Rrrrh!» y el oso huyó como un hombre.

     LA CARROÑA

El claro de luna hace brillar sobre el oso un bullicio de cuervos que levantan el vuelo cuando me acerco;
unos chacales, más miedosos, huyen sin hacer ruido, pequeñas sombras leonadas y afiladas.

 

Copyright Dutch original poem © 2011 by Jan H. Mysjkin
Copyright translation © 2011 by Juan Vivanco